Home - Somewhere

La Copia para la video de SXE


Sin embargo, poner límites en el sexo ha sido una luna orbitando las tres reglas por un tiempo y es fácil entender el porqué. A pesar de las asombrosas contribuciones de las mujeres y del creciente número de chicas con X's en sus puños, lo cierto es que el Straight Edge es un club de muchachos y los hombres son fáciles de obsesionarse con el sexo. Te puede capturar y convertirse en la motivación definitiva, tan fácil como cualquier sustancia química.  Denegarlo o definirlo lo contienen.

Ahora bien, no existe nada erróneo en mantenerse enfocado; de hecho, esa es una muy buena razón para llevar una vida lúcida. Pero cuando ese algo te domina, entonces ya tú no estás decidiendo que es lo correcto para ti.

La adicción se lleva tu capacidad de elegir. Costumbres indisputables; juicio defectuoso; percepción deformada o nebulosa, todas ellas se llevan tu conciencia y tu habilidad de deliberadamente controlar tu vida, tu habilidad para estar comprometido en lo que realmente esta sucediendo a tu alrededor.

No me quiero desconectar de la vida.

No quiero dejar a un lado el mundo o borrarlo de mi mente. Quiero ser parte de él, lo quiero recordar. Quiero  verlo, escucharlo, sentirlo, lamerlo, follarlo, comerlo, tenerlo bajo mis uñas; todo. Lo bueno y lo malo. Quiero probar la sal y el vinagre así como los malvaviscos y el KoolAid. Es todo parte de la experiencia.

Quiero confrontar vida. Claro que duele, pero tomaré mis puñetazos cabalmente y los veré acercarse.

Cuando llevo una equis en mi mano o me pongo mi collar con la triple equis, no lo hago para alardear o jactarme. Lo hago para izar la bandera, para encontrar otros con los mismos sentimientos que yo tengo, para empezar una conversación con alguien que no los tiene. Lo hago para ofrecerle un precedente a la gente que aún no lo ha entendido. Sí, es posible  hacer todo esto y más y recordarlo por la mañana. Soy prueba de ello.

Pero un símbolo no es sólo el símbolo en sí. No es el nombre o el mantra o los íconos; es la ideología y la creencia detrás de ello. Y conservar esos simples preceptos da la creencia de una forma sólida.  No lo predico. No lo tengo que forzar en otros.  Ni siquiera tengo que dejar la pieza si las cosas toman el rumbo contrario. Sencillamente, no fumo el cigarrillo. Paso el joint sin fumarlo. Mi vaso tiene una soda en vez de cerveza. No le tengo que probar nada a nadie. Este es un compromiso que me hice a mi mismo.

Comprometerse, también, parecería contrario a la idea de elección pero, insisto,  escojo comprometerme a la vida lúcida. Y existe fuerza en el compromiso.

La idea de un compromiso, bien sea casarse o subscribirse al Club de la Fruta del Mes, es que tienes eso que puedes construir y en lo cual puedes depender. Un ladrillo para la fundación. Si me mantengo alerta y no influenciado, entonces siempre tendré una cosa en mi vida: yo.




1 . 2 . 3 . all


Unless otherwise noted, all content ©2017 vivicism.com and should be cited if used elsewhere