Home - Somewhere

La Copia para la video de SXE


La transcripción del ví­deo en español.

Querá hacer una versión de esta video en Español y quizés voy a descubrir el tiempo. (Ojala). Gracias a mi amigos que me assistían- Mi español es no bueno. Esta es la copia si lo hará.
-McBride
--------------

Existen pocas escuelas del pensamiento que versan sobre el ser Straight Edge, como el Surrealismo o el Partido Comunista, incluso el Budismo, cualquier ideología que haya durado más de cinco años. Esta es con la cual yo crecí en Florida en los ochentas y que ahora tenemos en Los Angeles.

Muchas personas conocen las tres grandes reglas de el movimiento Straight Edge: No beber. No fumar. No tomar drogas. Pero el simple hecho de no beber, no fumar y no tomar drogas no te hacen Straight Edge, de la misma manera que amar a tu prójimo no te hace cristiano.

Para mí y los muchachos con quienes me críe, ser Straight Edge se trataba de una elección. Se trataba de permanecer alerta a ver, escuchar, sentir y recordar todo. Se trataba de fuerza. Y ultimadamente para mí se trataba de audacia.

Existen mil razones para vivir una vida sobria y me complace ver gente haciéndolo. Pienso que es estupendo para casi cualquiera. Pero eso no es ser Straight Edge. La idea y creencias -- y hasta cierto punto, la cultura y comunidad-- son lo que hacen a alguien Straight Edge. Las tres reglas son sólo la manifestación de ello y las costumbres que mantenemos.

Ser Straight Edge se trata de elección. Puede parecer extraño que tener reglas que dicen, "No hagas esto o lo otro" podría ser pro-elección, pero el primer hecho a darse cuenta es que estoy eligiendo la abstención. Esto no es algo defacto o es un subproducto de alguna otra moralidad o miedo.

No bebo o tomo drogas por que elijo no hacerlo. No estoy siendo obligado.  No creo que tenga que hacerlo o que es incorrecto o vil o que voy al infierno. Para nada. Es una elección y la estoy haciendo.

Y en contra de lo que dicen los vegetarianos, ser Straight Edge no se trata solamente de tratar tu cuerpo mejor. Si estuviera preocupado por mis pulmones no viviría ni a cien millas de una gran ciudad. Si estuviera preocupado por mis células cerebrales, no surfearía olas mas grandes de las que puedo manejar; ellas matan un bloque de células cerebrales cada vez que me revuelcan y tengo que aguantar el aliento un poco más de la cuenta. Y no puedo recordar el último mosh decente en el que estuve y no hayamos salido todos dañados físicamente.

Mientras hay mucho que hablar acerca de tratar bien tu cuerpo, en el mismo orden de ideas-- tal vez necesariamente, a mantenerte capaz  de elegir y a permanecer alerta y comprometido, la verdad es que el veganismo, vegetarianismo e incluso la abstinencia sexual no son partes inherentes a ser Straight Edge.

No había existido vegetarianismo en el movimiento Straight Edge hasta que "Youth of Today", la importante banda de la escena Straight Edge del final de los ochentas, descubrieron el Krishna.

Sin embargo, poner límites en el sexo ha sido una luna orbitando las tres reglas por un tiempo y es fácil entender el porqué. A pesar de las asombrosas contribuciones de las mujeres y del creciente número de chicas con X's en sus puños, lo cierto es que el Straight Edge es un club de muchachos y los hombres son fáciles de obsesionarse con el sexo. Te puede capturar y convertirse en la motivación definitiva, tan fácil como cualquier sustancia química.  Denegarlo o definirlo lo contienen.

Ahora bien, no existe nada erróneo en mantenerse enfocado; de hecho, esa es una muy buena razón para llevar una vida lúcida. Pero cuando ese algo te domina, entonces ya tú no estás decidiendo que es lo correcto para ti.

La adicción se lleva tu capacidad de elegir. Costumbres indisputables; juicio defectuoso; percepción deformada o nebulosa, todas ellas se llevan tu conciencia y tu habilidad de deliberadamente controlar tu vida, tu habilidad para estar comprometido en lo que realmente esta sucediendo a tu alrededor.

No me quiero desconectar de la vida.

No quiero dejar a un lado el mundo o borrarlo de mi mente. Quiero ser parte de él, lo quiero recordar. Quiero  verlo, escucharlo, sentirlo, lamerlo, follarlo, comerlo, tenerlo bajo mis uñas; todo. Lo bueno y lo malo. Quiero probar la sal y el vinagre así como los malvaviscos y el KoolAid. Es todo parte de la experiencia.

Quiero confrontar vida. Claro que duele, pero tomaré mis puñetazos cabalmente y los veré acercarse.

Cuando llevo una equis en mi mano o me pongo mi collar con la triple equis, no lo hago para alardear o jactarme. Lo hago para izar la bandera, para encontrar otros con los mismos sentimientos que yo tengo, para empezar una conversación con alguien que no los tiene. Lo hago para ofrecerle un precedente a la gente que aún no lo ha entendido. Sí, es posible  hacer todo esto y más y recordarlo por la mañana. Soy prueba de ello.

Pero un símbolo no es sólo el símbolo en sí. No es el nombre o el mantra o los íconos; es la ideología y la creencia detrás de ello. Y conservar esos simples preceptos da la creencia de una forma sólida.  No lo predico. No lo tengo que forzar en otros.  Ni siquiera tengo que dejar la pieza si las cosas toman el rumbo contrario. Sencillamente, no fumo el cigarrillo. Paso el joint sin fumarlo. Mi vaso tiene una soda en vez de cerveza. No le tengo que probar nada a nadie. Este es un compromiso que me hice a mi mismo.

Comprometerse, también, parecería contrario a la idea de elección pero, insisto,  escojo comprometerme a la vida lúcida. Y existe fuerza en el compromiso.

La idea de un compromiso, bien sea casarse o subscribirse al Club de la Fruta del Mes, es que tienes eso que puedes construir y en lo cual puedes depender. Un ladrillo para la fundación. Si me mantengo alerta y no influenciado, entonces siempre tendré una cosa en mi vida: yo.

No beber. No fumar. No tomar drogas. Las tres grandes reglas. Pero no se trata del alcohol o la nicotina o los químicos o el sexo o la obsesión, se trata de lo que ellos se llevan. Se llevan mi habilidad de escoger, estar conciente y permanecer sólido. Ser Straight Edge se trata de ejercer esas cosas en mi mismo para protegerlas.

No estoy haciendo esto para ser una persona más benévola o hacer del mundo un lugar mejor. Lo hago por mí.


-Mark McBride, 2009




1 . 2 . 3 . all


Unless otherwise noted, all content ©2017 vivicism.com and should be cited if used elsewhere